blog

Las 8 cosas que me impactaron al mudarme a Dinamarca

agosto 06, 2018

Hace unos días me puse a pensar cómo me sentí cuando me mude aquí. Ya hace tanto tiempo, unos nueve años y seguimos sumando. Hoy en día no me sorprenden pero a primeras, recuerdo que hablaba con el Vikingo que si los daneses hacían esto así, o de si me volvía loca para encontrar una simple papelera porque aquí están contadas. El caso es que ya que algunos me habéis preguntado qué es lo que más me impactó cuando me mudé, hoy os tengo preparados este post de lo más variopinto.


Hoy os quiero hablar de mi impresión personal cuando llegué a Dinamarca. Cosas que me sorprendieron porque no lo había visto o costumbres o actitudes diferentes a las que yo no estaba acostumbrada. ¿Quieres que te las cuente? Pues aquí te he preparado un vídeo donde te lo explico.
1-IDIOMA: Una de las primeras cosas que me tuve que acostumbrar era el idioma. Salvo 5 millones de habitantes en el mundo, el danés no es que sea un idioma super famoso. La primera impresión a mis oídos cuando lo escuche, es como de alguien que se atraganta. El danés es un idioma que tiene muchos “parones” como digo. Que en realidad se llaman “stod”. Y esto hace que suene para quien no es danés, como si la persona se estuviera atragantando.

2- DESCALZARSE: Jamás en mi vida, me había tenido que descalzar para entrar en una casa. Cierto es que es una costumbre que no tenemos en España, cuando vamos a casa de alguien, nos quedamos con los zapatos puestos. O tal vez, nos cambiamos a las zapatillas de estar por casa. Pero debo admitir que es una costumbre que he asimilado rápidamente. Y que tiene sus ventajas como que el piso esté menos sucio. Porque en la calle hay de todo.

3- SALUDARSE: Yo siempre he dicho hola a quien me encontrara en la escalera, le conociera o no. Pero cuando me mudé a Dinamarca, me impactó que al saludar a un vecino, de cara, y les decía “Godmorgen” se me quedaran mirando y siguieran su camino. La verdad que esto me chocó bastante porque daba una impresión muy negativa. En alguna ocasión, alguno te echaba una sonrisa, pero ni una palabra. Luego con el tiempo, me di cuenta que esto no tiene nada que ver con el país sino con cada persona. Y como siempre digo, maleducados hay en todos los rincones del mundo. Pero bueno, yo a pesar de todo sigo saludando a la gente.

4- LAS PAPELERAS: Todavía me acuerdo cuando quería deshacerme de un envoltorio de un bollo que me compré para comer mientras paseaba por la ciudad. Me puse a buscar en mi alrededor y me di cuenta que no había papeleras. Me tocó pasear un ratillo hasta que encontré una. No quiero decir que no existen las papeleras en Dinamarca. Simplemente que no hay tantas y encontrarlas es como buscar a Wally. Ahora, admito que en Copenhague y en general en Dinamarca, a los sitios a los que yo he ido, están bastante limpios.

5- RESTAURANTES ASIÁTICOS: tanto si vives como si vienes a Dinamarca de turismo te darás cuenta que hay muchos restaurantes de comida tailandesa y de sushi. Esto me llamó muchísimo la atención porque cuando yo viví durante un año en Alemania de Erasmus, observé que había bastantes sitios de kebabs. Y en Dinamarca, por ejemplo, ganan por mayoría los tailandeses.

6-BEBER POR LA CALLE: cuando yo me mudé en 2009, recuerdo que en España estaba la ley “anti-botellón” en el que estaba prohibido comprar bebidas alcohólicas y consumirlas con los amigos en la calle o en espacios públicos. En Dinamarca, sin embargo, es normal, ver gente con sus latas de cerveza e ir a tomarlos en un parque cuando hace buen tiempo. El beber o como diríamos en España, hacer un botellón es lo más normal. 

7- BANDERAS: cuando uno llega a Dinamarca y empieza a callejear, se dará cuenta que hay banderas danesas por todas partes. Recuerdo que cuando lo vi por primera vez pensaba “que gente más patriótica”. Y reconozco que, en España, salvo en eventos deportivos o edificios públicos, ver tanta bandera puede tener otra connotación. Pero con el tiempo, según me he ido adaptando más y más a la sociedad danesa, me he dado cuenta que la “danebrog” que es el nombre de la bandera danesa, tiene otro sentido y usos. Por ejemplo, si un comercio está abierto, para un evento o celebración como signo de alegría e importancia de la ocasión, en cumpleaños, etc. 

8- EL CAFÉ: en España yo solía tomar el café generalmente después de comer. Sin embargo, los daneses son grandes consumidores de esta bebida. De hecho, las estadísticas dicen que tres de cada cuatro daneses consumen café. Y que el 52% de los daneses prefieren beber café solo. Cuando paseas por la calle, te das cuenta que muchas de las tiendas son cafés donde entrar a tomar uno mientras conversas con un conocido. Pero también puedes comprar café en las pastelerías, panaderías, tiendas de helados incluso en el supermercado, donde hay máquinas para prepararte tú mismo el café. Durante todo el día siempre vas a ver en la calle gente tomando café. O que van al trabajo con su taza termo de café. O madres paseando con sus bebes y su café en mano.

Y hasta aquí mis ocho impresiones que me impactaron al llegar a Dinamarca. Podría seguir con la lista pero creo que no acabaría nunca. Sin embargo, si tu has viajado, vivido o vives en Dinamarca, me encantará saber qué fue lo que a ti te llamó más la atención.

Te encantará:

0 comentarios