curiosidades

Las 9 cosas que sorprende a los daneses de los españoles

enero 12, 2018

A menudo cuento en mis historias cosas que nos sorprenden de los daneses. Curiosidades y anécdotas que nos resultan llamativas porque no estamos acostumbrados. Así que el otro día me dije "¿por qué no dar la vuelta a la tortilla?". Y me puse a preguntar a conocidos daneses y a mi marido cosas que a ellos les resulta llamativo de los españoles. ¿Quieres saber lo que me dijeron?

  1. El tono de voz: Sí. Después de vivir unos cuantos años en Dinamarca, me he dado cuenta que solemos hablar en un todo más elevado que los daneses. Ellos son silenciosos y nosotros algo más escandalosos. Tal vez se pregunten cómo no nos da dolor de cabeza cuando hablamos a esos volúmenes en un sitio cerrado.
  2. Entendernos mutuamente cuando todos hablan a la vez: la verdad que nunca lo he pensado pero es cierto que en España tenemos la tendencia de mantener varias conversaciones en la mesa a la vez, y enterarnos de lo que pasa. Saltar de una conversación a otra y seguir el hilo. Para los daneses es una locura porque ellos están acostumbrados a escucharse y respetar el turno de palabra.
  3. Despedirse a la española: prueba a cronometrar el tiempo que nos lleva desde que decimos "nos vamos" hasta que realmente lo hacemos. Puede pasar un promedio de diez minutos. Los daneses cuando dice que se van, se despiden y se marchan.
  4. La puntualidad: quien dice a las cinco de la tarde, dice las cinco y diez. Yo le digo a muchos por aquí que no todos llegamos tarde a las citas, pero si es cierto que comparado con los daneses (primos-hermanos de los alemanes) nos llevan la delantera.
  5. ¿Quieres un poco más de comida?: tal vez sea más costumbre de nuestras madres o abuelas. Pero confieso que yo he pecado y alguna vez se me escapó decirle a un danés eso de "¿un poco más? Que no queda nada y ya lo terminamos". En Dinamarca, a menos que te lo pidan, lo de rellenarlos el plato sin darles tiempo a responder lo consideran un poco grosero.
  6. Las sobremesas distendidas: que los españoles tenemos pasión por la comida es indiscutible. Pero lo que más sorprende a un danés son los minutos por no decir casi la hora que puede pasar de sobremesa, charlando después de comer. Ellos, acabada la comida se marchan de la mesa. 
  7. La improvisación puede ser discordia: creo que esto puede causar a los daneses un estado de estrés que a veces, con razón, no les culpo. Pero a los españoles nos gusta improvisar planes de vez en cuando para que la vida sea algo más divertida y no tan planificada. ¿O no?
  8. La vida es una verbena: como bien diría Lucía Be. Y es que a los daneses les sorprende que de cualquier cosa podamos hacer una fiesta. Siempre tenemos algo que celebrar. Y no me refiero a los cumpleaños, sino un puesto nuevo de trabajo, un aumento de salario, o que nos vamos de vacaciones. Y la lista puede ser infinita. 
  9.  Mojarlo todo en el café o la leche: a menos que seas un niño pequeño, nunca verás a un danés hacerlo. Y si así fuera, verle mojando una tostada, bollo o galleta en el café o la leche, es que se ha españolizado.

¿Te ha pasado algo parecido donde tu vives?

Te encantará:

1 comentarios

  1. Ja ja, sí, tienes razon. Yo soy danés pero vivo en España y estas cosas nos han sorprendido :-)

    ResponderEliminar