actividades con niños

Receta Koldhævede bolle

abril 24, 2018

Algo que me encanta de Dinamarca desde que llegué son los panes. En mi vida había visto tal variedad. Entrar en una pastelería o panadería es un peligro para los golosos. Sin embargo, lo que más sorprende de todo es la cultura que hay entre los daneses por hacer comida casera, en especial panes y repostería. Yo no es que sea una experta. En casa es mi vikingo quien se dedica a hornear pan los fines de semana. Así que hoy os traigo al blog una nueva receta danesa para hacer panecillos caseros con ayuda de los peques.
La receta de hoy se llama “Koldhævede bolle”. Son unos panecillos que se preparan de un día para otro y, como bien indica su nombre, hay que dejarlos reposar en frío ( de ahí “koldhævede”) durante la noche para que la masa suba poco a poco.
Para preparar la masa vamos a necesitar:
  • 5dl de agua fría
  • De 10 a 20 gr de levadura (en danés es gær, una levadura especial para panes, no para repostería)
  • 5dl de harina integral
  • De 3-4dl de harina blanca (la harina normal)
  • 1dl de muesli principalmente de avena sin frutos (en Dinamarca ruggryn)
  • 1 cucharada de sal
Una vez que tenemos todos los ingredientes listos en las cantidades recomendadas, empezamos de la siguiente manera.
En un bol vamos a disolver la levadura (gær) en el agua fría hasta que esté todo bien mezclado.

A continuación, vamos a mezclar la harina integral y la avena con la ayuda de una cuchara de madera. Y seguidamente, poco a poco, iremos añadiendo los 3dl de harina blanca.

Ve amasando la masa (si lo prefieres con las manos) y si ves que está todavía un poco líquida, añade el dl extra de harina blanca. Lo importante es que la masa tenga consistencia sin ser demasiado líquida ni gruesa. También el tipo de harina que utilicemos (entre marcas puede haber diferencia de calidad) variará el resultado final.

Una vez la masa esté lista, la tapamos con un film transparente o tapa, cubriendo el bol con un paño y lo dejamos enfriar toda la noche en la nevera.

A la mañana siguiente, pre-calentamos el horno (opción aire caliente) a la máxima temperatura y mientras tanto, con ayuda de una cuchara, vamos poniendo en una bandeja con papel de hornear los panes. Una vez listos, metemos la bandeja en el horno, a una temperatura de 225ºC y los dejamos hornear durante 15 minutos aproximadamente.

¡Y listo! Ya tenemos pan recién hecho para desayunar. Ahora sólo queda acompañarlos con mantequilla y mermelada. O aceite, tomate y jamón serrano... O lo que nos apetezca esa mañana.

Te encantará:

0 comentarios