curiosidades

Algunas Curiosidades de los daneses

marzo 23, 2017

Si alguien me preguntara que le dijera cómo son los daneses, me pillaría entre la espada y la pared. Porque hay cosas en las que me sorprenden y otras me dejan con una sensación de "yo pensaba que estabais a la vanguardia en esto". Y te lo dice una que vive las 24 horas del día, los 365 días del año con un vikingo. Hoy quiero contarte algunas de las curiosidades de los daneses que no todo el mundo sabe y que si es así, es porque bien han vivido un tiempo en Dinamarca, o tienen una relación cercana con el mundo nórdico.
  • Aquí somos auto-suficientes: ¿te acuerdas de aquel anuncio que decía "soy Juan Palomo. Yo me lo guiso, Yo me lo como"?. Pues algo parecido puede sentir uno cuando se adentra en el mundo de los daneses. En principio no lo considero como algo negativo, el que uno sepa sacarse las castañas del fuego y valerse por uno mismo sin necesidad de pedir ayuda a otros. PERO en algunas ocasiones me he visto en la situación de tener que decir que me echen una mano cuando claramente se ve que la necesitaba porque como aquí todo el mundo se solventa sus problemas solos...
  • Las tareas del hogar se reparten igualitariamente: aquí no hay distinción de quién hace el qué en el hogar por ser hombre o mujer. Todo el mundo hace las tareas por igual: el hombre sabe planchar y la mujer te sabe poner un cuadro. La comida la hacen ambos y usar la máquina de coser se aprende desde el colegio. Asi que no hay excusa para decir eso de "las tareas del hogar es más cosa de mujeres que de hombres".
  • Los colores oscuros por doquier: el diseño nórdico se caracteriza por su sencillez y colores blanco y negro. A mí me gusta, y levanto la mano sin dudarlo. Está muy bien si quieres para cosas de diseño y decoración del hogar. Pero de ahí, a que también sea en la ropa, ¡no, por favor!. Cuando me voy de tiendas por aquí todo es colores oscuros (predomina el negro en cualquier época del año) y de estilo maxi-size (ropa que te quede dos tallas más grandes). Por ahí sí que no puedo. ¿Dónde quedaron los colores vivos y esos estampados llamativos para alegrar los días oscuros? Para eso me cojo un vuelo barato de fin de semana a Madrid y me lleno la maleta.
  • Encontrarse con uno mismo y tomarse su tiempo para estudiar: cuando yo tuve que empezar la universidad tenía 18 años. Vale que más o menos sabía lo que quería estudiar y cursaba curso por año, acabando la carrera en el tiempo estipulado. Pero ¿no conocéis a nadie que no tuviera claro qué estudiar? ¿O de necesitar más tiempo para sacar el curso? Bueno, pues los daneses, antes de empezar la carrera (si deciden ir a la universidad) se toman hasta un año para saber qué quieren hacer con su vida. Durante un año se dedican a viajar o hacer aquello que no podrán hacer más tarde como una forma para encontrarse a sí mismos y saber qué hacer. ¿Y para aquellos que sí saben lo que quieren? Pues tienen la posibilidad de estudiar la carrera a su ritmo, sin agobios. Por poner un ejemplo, una carrera de 5 años pueden hacerla en casi 8 años si así lo precisan sin costarles extra la matrícula. 
  • Planificar con muchísimo tiempo: si eres de los que organizarse lo lleva un poco mal, entonces estarás perdido en Dinamarca. La mayoría de los daneses planifican todo con bastante tiempo de antelación y no exagero. Las fiestas de Navidad o "Julefrokost" se fijan en verano. Las vacaciones de verano a la vuelta de las de Navidad. Los cumpleaños con un par de meses y así la lista podría continuar. ¿Existe la posibilidad de improvisar?
  • Independizarse o vivir con la pareja a la mayoría de edad: los daneses por lo general se independizan de casa de sus padres oficialmente a los 18 años. Eso no quiere decir que algunos sigan viviendo un poco más, hasta los 20 pero por norma general, a los 18 viven en un piso con otros amigos o su pareja. ¿Y cómo lo ven los padres? Pues algo muy normal, propio de esa edad, ya que algunos jóvenes empiezan la universidad y se tienen que desplazar. Otros, por el contrario, si deciden tomarse el año para pensar qué hacer con su vida, se buscan un trabajo para subvencionarse sus gastos y aquellos que se mudan con su pareja, es la consecuencia de dejar el hogar para vivir la vida adulta (no es cuestión de vivir bajo el mismo techo que los padres). No sé cómo reaccionaré yo cuando me llegue la hora...
¿Conocías algunas de estas curiosidades? ¿Cuál es la que más te ha llamado la atención?

Te encantará:

4 comentarios

  1. Eso tomarse un año antes de la universidad lo veo fenomenal. Ojalá nosotros tengamos la posibilidad de darle algo asi a nuestro hijo, claro,de nuestro bolsillo xq acá eso no se lleva, ni siquiera creo q se vea como algo positivo. Lo de la autosuficiencia no sé si me gusta. Claro q lo mejor es ser autosuficientes pero de verdad nunca necesitamos de los demás? Yo soy autosuficnte pero también necesito ayuda y además hay que aprender a pedir ayuda. Por acá hay muchas ideas sobre los paises del norte de Europa y para todo nos lo ponen como ejemplo de lo mejor qué hay. Cuando escucho o leo algo así pienso en una amiga muy querida que es de Finlandia. Cada año esta chica llegaba tocando a mi puerta, muy maltrecha ella, de Finlandia a México venía prácticamente a pedir amor, compañía, sol, mejor clima, otros colores. Llegaba cada año como una gatita callejera, dejando en Finlandia antidepresivos y mucho alcohol. Y que contaba de sus amistades y compañeros de trabajo era una situación similar,sobre todo en lo referente a la cantidad de alcohol que se bebía allá. Desde entonces, tengo la idea de que en esos países,que según no se quien, son los más felices del mundo por todas las maravillas de las que gozan, no son tan felices. Ya me contaras de tu experiencia. Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo pienso lo que tu que aunque los artículos de prensa digan que son los más felices del mundo es porque no aclaran los parámetros en los que se basan para llegar a esas conclusiones. Lo que utilizan para llegar a esa opinión es si tienen un seguro de desempleo decente (aquí son dos años por un año trabajado), el trabajo que hacen los sindicatos por los derechos de los trabajadores. Para mí, medir la felicidad es más ver qué relación tienes con tus familiares y amigos, como te sientes tú, si sientes que has realizado tus metas en la vida...

      Eliminar
  2. Pues eso de tomarse un año sabático para tener claro qué hacer con tu vida no lo veo mala idea... Prefieren "perder" un año encontrando su camino antes que empezar una carrera para cambiarte luego.
    Lo que me ha chocado más con respecto a nuestras costumbres es la independencia tan temprana, creo que eso para nosotros es impensable, pero en realidad lo veo bien, es consecuencia de que allí hay trabajo y se puede volar antes del nido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Davinia, yo opino que un año para plantearse qué hacer si no lo tienen claro está bien. Yo conozco de amigos que empezaron una carrera sin estar seguros y al año cambiaron. Lo de la independencia a los 18 no sé, creo que aquí es posible porque les dan ayuda si están estudiando y con un trabajo de estudiantes se pueden pagar el alquiler. Si eso fuera posible en España o en otros países, tal vez sería igual.

      Eliminar