curiosidades

Sorpresas de los vestuarios que no te dejarán indiferente

febrero 27, 2017

Siendo lunes y para empezar con una sonrisa en la cara esta semana, quiero contarte cómo son los vestuarios en este país. Tranquilo porque no vamos a hablar de cosas escatológicas, ni mucho menos. Pero sí de ciertas diferencias con las que te puedes encontrar si lo comparamos con los vestuarios en España (por lo menos en mi caso).
Si tuvieras la oportunidad de preguntarle a alguien que lleve aquí un tiempo sobre qué fue o cuáles son las cosas que les sorprendieron la primera vez que fueron a un gimnasio, o a una piscina pública y les toco cambiarse allí, seguramente muchas de las respuestas serán similares a éstas.

Vestuarios comunes - Sin privacidad alguna
Hoy te has propuesto ir al gimnasio. Ya te has suscrito y allá vas tú, tan feliz como una perdiz a sudar la camiseta por una hora después del trabajo o de estudiar. Es tu propósito y nada ni nadie te va parar. Llegas a tu gimnasio, pasas la tarjeta de acceso y te diriges a los vestuarios con una felicidad interior de "Sí, señor. Ya estoy aquí". Abres la puerta para entrar y... ¡Sorpresa! Tus ojos no creen lo que estás viendo. Féminas aquí y allá vistiéndose o preparándose para ir a la ducha, algunas como su madre las trajo al mundo. Tus ojos por poco se te salen de las órbitas después de presenciar lo que estás viendo. Te quieres dar la vuelta y salir en estampida, pero no puedes porque hay otra chica detrás esperando para entrar y te sonríe como diciendo "¿Pasas?". 
No te puedes quedar en la entrada y decides entrar en busca de un vestuario, porque tendrá que haberlo en algún sitio. Te recorres toda la sala de aquí a allá y nada. Que no hay ni uno. ¿Y ahora que haces? ¿Te vas a cambiar ahí delante de todas? ¿Y estas mujeres no se inmutan de verse unas a otras? Pues, no. 
Tu primer choque cultural que aunque parezca mentira te acabarás acostumbrando. En Dinamarca es muy común este tipo de vestuarios. Se trata de amplias salas, con sus armarios correspondientes para que dejes tus pertenencias y bancos para sentarse. Al principio te sentirás incómoda pero es que no te quedará otra. Los daneses no tienen esa mentalidad del cuerpo como en algunos países, en los que es tu intimidad, te cambias con discreción y sales cuando estás lista. Aquí la cosa cambia y verás que allá donde vayas, es así. 
Las Duchas - Al más puro estilo hippy
Hoy decides ir a la piscina pública a bañarte. No te apetece ir al gimnasio y cambias la clase de zumba por unos largos. Entras a los vestuarios y ya ni te sorprendes. Ya está todo bajo control porque ya sabes cómo va la cosa aquí. Te lees las normas de la entrada en la que te indican que debes ducharte antes de ponerte el bañador y entrar a la zona de piscinas. Porque en tu país, lo que hacías era cambiarte, ponerte el bañador y darte una ducha. Pero aquí no. Los daneses se duchan con agua y jabón para eliminar toda bacteria y luego te pones tu bañador. Como que tiene sentido, ¿verdad? Una manera de mantener la higiene a raya. Sin embargo, la sorpresa llega de nuevo cuando vas a las duchas, enrollada en tu toalla y voilá... La comuna hippy en su estado puro. ¿Qué será lo que tiene este país con las paredes? ¿Acaso es tan caro para el albañil poner un cristal para separar las duchas y tener un poco de privacidad? Pues debe ser que sí porque una vez más, no existe separación de ningún tipo y allí te tocará ducharte con el resto de féminas. Sí, todas tenemos lo mismo, pero aún así. Es que donde tu vienes eso no se estila y como que te da cosa, ¿no?
Pero déjame que te diga, que al final, a todo se acostumbra una. Irás aquí y allá y verás que en todas partes de este país es igual. Y tan indiferente te parecerá que el peligro lo correrás cuando vayas a tu país y sin darte cuenta hagas lo que haces en Dinamarca. ¡Acuérdate de cambiar el chip!

¿Qué es lo que más te ha llamado la atención? ¿A tí también te ha pasado encontrarte con algún choque cultural en alguna ocasión? ¿Cuál fue el tuyo? Me encantará saberlo.

Te encantará:

2 comentarios

  1. A mí una de las cosas que más me llaman la atención de Alemania son las saunas mixtas...aún no me he atrevido a ir;-). Es mucho para mi body.
    Y sí, acuérdate de cambiar el chip en España...o protagonizarás una escena muy divertida/embarazosa;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya te digo! He oído eso de mis compañeros de trabajo alemanes y la verdad que ahí si que me daría mucho palo. Yo no me he visto en esa situación todavía, pero me costaría bastante.

      Eliminar