ayudas sociales

Mødre og Fædregruppe: Aprendiendo a Ser Padres

febrero 07, 2017

Aún recuerdo como si fuera ayer cuando estuve de baja maternal. A pesar de haber leído libros y artículos por Internet, debo reconocer que era otra novata más. Cierto es que las dos primeras semanas de dar a luz mi madre estuvo con nosotros para ayudarnos al principio (y se agradeció bastante). Pero cuando regresó a España y mi marido volvió al trabajo, sentía que todo se me quedaba un poco grande. Estar sola en casa con un recién nacido, estar agotada por las pocas horas de sueño,  no lo neguemos, hacían que algunas veces todo pareciera cuesta arriba. ¿O no?

Pero he de admitir que una de las cosas que me ayudaron mucho durante mi baja maternal fueron los "Mødregrupper" (o grupo de madres) que mi municipio me ofreció. Fue una manera de ampliar mi círculo de amistades, pero por encima de todo, el poder conocer a otras madres en la misma situación que yo.
En Dinamarca es común que cuando tu enfermera/matrona te visita a las dos semanas de dar a luz en tu casa, te pregunte si quieres inscribirte en un grupo de madres. Estos grupos están organizados por el municipio donde vives en base a criterios como si es tu primer o segundo hijo, zona o barrio en el que vivas y si quieres que sea en danés (con madres danesas) o en inglés (grupo internacional de madres). El objetivo principal de estos grupos es poder conocer a otras madres en tu misma situación, compartir las propias experiencias de esta nueva etapa en la vida y ser un apoyo mutuo. 
Mi primera reunión fue extraña ya que no había hecho algo antes así. Generalmente suelen tener lugar en un centro de matronas. Decidí apuntarme al grupo de madres danesas para poder practicar el idioma y conocer cómo educan a sus hijos. También me pareció una forma de integrarme más en la sociedad, sabiendo que mi hija iba a crecer en ella.
Creo que lo más relevante es que cada madre tuvimos la oportunidad de contar la experiencia de nuestro parto. No sé si a vosotras os ha pasado pero no siempre tenemos la ocasión de contar realmente lo que nos pareció, qué fue lo que más nos impacto y todo ello sin temor a ser juzgados. Y es por eso, que admito que esta iniciativa ayuda mucho a las madres primerizas, el poder expresar lo que sentimos con otras mamás que han pasado por lo mismo, encontrar apoyo e incluso una forma de desahogarnos.
¿Pero cómo continúan estas reuniones? Las siguientes lo llevan a cabo las madres de los grupos. Y ahí depende de si has congeniado bien con las mamás, si os apetece y queréis seguir quedando. Yo seguí con el proyecto porque era la excusa perfecta para salir y ver cómo los bebés de cada una crecían. Lo mejor era poder sentarnos en un café y charlar de las aventuras y dudas que nos surgían, intercambiar opiniones e incluso consejos (que en ocasiones vienen de perlas). 
Ahora bien, seguramente no sepas que estos grupos de madres, también se organizan para los padres y se llaman "Fædregruppe". Porque en Dinamarca, la baja maternal es compartida y el municipio organiza actividades similares para ellos, para cuando se quedan al cuidado de los hijos cuando la madre decide incorporarse al trabajo. Ellos también experimentan sentimientos y situaciones nuevas con la llegada de los hijos y aunque a veces no nos damos cuentan también necesitan adaptarse al nuevo ritmo de vida con la llegada del nuevo miembro en la familia.
¿Qué te ha parecido esta iniciativa? ¿Estás de acuerdo en que puede ser algo positivo? ¿Cómo viviste tú tu baja maternal? 

Te encantará:

0 comentarios