reflexiones

Tomarse las cosas "meget rolig"

octubre 23, 2016

Hace un tiempo que llevo sin escribir y no por falta de ideas o ganas sino más bien por no parar. Es increíble la espiral en la que uno se mete por hacer y hacer y no tener un momento de sosiego. Parace que estos días si no trabajas, vas al gimnasio, cuidas de tus hijos y tu casa, y no tienes tiempo para irte de copas, eres un "rara avis".Vale que con hijos nos queda menos tiempo, tenemos que estar en alerta y recordar mil cosas si queremos que el día vaya más o menos bien. Pero creo que es tal la presión que tenemos alrededor nuestro que nos hace sentirnos mal si no llegamos. Que no tienes la casa en orden es que no te organizas. Si al llegar el fin de semana estás tan cansado que apenas te apetece salir, es que ya te has hecho mayor desde que tienes hijos. ¿A vosotros nos os ha pasado?

Yo era de las de hacer mil cosas. De las de parecer "superwoman", apuntada a mil actividades y compromisos. Pero cuando me mudé a Dinamarca y algo que también chocó cuando conocí a mi marido era la tranquilidad con que la gente en esta país se toma las cosas. A veces llegaba un punto que pensaba si les corría sangre por las venas por lo pausados que podían llegar a ser. Me podía desesperar completamente.
¡Pero cómo de equivocada estaba! En ocasiones tendemos a pensar que lo que pensamos o hacemos es lo correcto, lo que se debe hacer y no nos paramos a pensar que tal vez existan otras formas de ver o pensar las cosas. El tiempo pasa y poco a poco nos ensaña cosas nuevas o nos pone en nuestro lugar.Los daneses son un pueblo que no les gusta ir a la carrera (o por lo menos eso es lo que veo yo desde que me mudé). meget rolig" (muy tranquilo viene a ser la traducción). Si uno no llega, lo deja para mañana y prueba de nuevo. Cada uno necesita su tiempo, su espacio. Necesitamos pararnos y pensar si lo que tenemos que hacer es necesario, o no. De si es algo que nos apetece o por el contrario, nos aborrece. En este país la gente no anda con prisas por lo general, aunque algún día te puedes encontrar algún grosero que te salte la chorrada de turno (pero eso no depende del país de donde es uno, que maleducados hay por todas partes). Disfrutan de una taza de café solos o con amigos de forma distendida y sin estrés mientras de fondo suena una música muy "hygge" (importante este término que es básico en el vocabulario danés, y más en los días de otoño e invierno). También son gente que si no quieren hacer algo, no lo hacen sin tener que dar mil vueltas o explicaciones de lo que pensarán el resto. Porque a los demás no les incumbe el porqué tomaste tal decisión porque tus motivos tienes. En esto último yo aún sigo sin acostumbrarme. Lo intento pero me cuesta el tener que aceptar algo con una explicación tan breve que te quedas con cara de tonta. No sé si será defecto de familia o que en España mareamos mucho la perdiz.
Aunque son eficientes y en general trabajadores, también tienen la capacidad de tomarse las cosas "
Tal vez sea hora de empezar a aplicar lo visto por estas tierras y tomarme las cosas con calma, meget rolig. Disfrutar de cada momento, cada minuto, sin tener esa agonía de que tengo que hacer otra cosa en breve. Mejorar, en definitiva, nuestro día a día con un simple gesto como ir más despacio que al final a todo se llega en esta vida. ¡Feliz tarde de domingo!

Te encantará:

2 comentarios

  1. Pues si, Teresa, al final habrá que tomarse las cosas meget rolig como dices :) en el fondo estos daneses son muy listos ;)

    Por cierto que lo de "hygge" se ha puesto de moda por aquí también, últimamente solo sacan artículos hablando de cómo los ingreses deberían sumarse al "hygge"...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me lo estoy aplicando estos días. Aunque quisiera que los días fueran más largos, no creo que tampoco me sirviera de mucho, seguiría pensando que me falta tiempo. Pero es que no es cuestión de organización, conozco mis límites y creo que es mejor porque me ayuda a tomarme las cosas a mi velocidad y ritmo. Y en cuanto a lo de hygge ;) ya te dije yo en su día que esto daría mucho de que hablar.

      Eliminar