crianza

¿Cómo educan los daneses a sus hijos? Las 5 pautas que practican

marzo 09, 2016

Para serte sincera, esta pregunta no es la primera vez que la escucho. Tanto amigos como algún seguidor del blog me han preguntado cómo educan a los hijos por estas tierras. No sé si para saber si lo hacen mejor aquí o allí.

Personalmente, me resulta dificil comparar porque no he tenido la oportunidad de criar a mi hija en España ni en otro país, excepto en el que vivo. Por otro lado, soy de las que opinan que no hay un manual al que ajustarse o seguir a pies juntillas para realizar tal tarea porque los niños no se pueden categorizar como A, B o C. Cada uno es un mundo. Educar a los hijos se puede hacer de muchas maneras y nadie puede decir si un modo es mejor que otro. Lo que realmente cuenta es que los padres estén dispuestos y convencidos, haciendo todo lo posible para preparar a sus hijos para el mañana.

Pero volviendo a la pregunta de cómo educan los daneses a sus hijos puede que para algunos les parezca algo curioso o tal vez poco común. Yo intento observar y analizar cómo lo hacen y por qué. Eso me ayuda no sólo a entender cómo es la sociedad danesa, sino a poder decidir si lo quiero tomar como método para criar a mi hija o no. Insisto que no significa que sea mejor o peor, sino posibilidades que uno puede practicar para educar.


Diálogo
Parece algo muy lógico y sencillo pero a la hora de la verdad, el arte del diálogo se debe practicar como si de un deporte se tratara. Con constancia. En muchas ocasiones he observado situaciones de familias danesas en las que los padres no han levantado la voz para regañar a sus hijos.

Alguno dirá que un niño de 2 ó 3 años no puede entender pero todo lo contrario. La expresión de la cara es una comunicación indirecta que junto con el todo de voz puede indicar al niño si ha hecho algo bien o mal. El dar voces sólo intimida más al menor y lo aterra. Recuerda que en un diálogo intervienen varias personas, con lo que debes dar la oportunidad a tu hijo de que exprese por qué hizo algo de esa manera.

Experimentar como método de aprendizaje
En numerosas ocasiones tendemos a decir a nuestros hijos (y yo me incluyo) eso de "niño, eso no lo toques". O "niño, te vas a caer y verás". Nos pegamos a ellos sin darnos cuenta de que también necesitan su espacio. Los daneses son de la opinión de que los niños tienen que experimentar para aprender. Al niño se le debe dejar su espacio para que pueda observar, probar y descubrir por sí mismo.

Por poner un ejemplo, si no quieren que el niño no toque algo porque puede romperse dirán algo así como "temo que si tocas ese jarrón favorito de mamá se rompa y se ponga triste". O incluso en el parque, algo tan cotidiano. No verás a un padre pegado a su hijo como si de su sombra se tratara. Mas bien se mantendrá al margen, observando y si el niño se fuera a caer, se acercará sin correr (para no asustarlo) y le dirá que "es mejor probar otra cosa porque temo que te hagas daño".


Respeta la opinión de tu hijo
Por muy pequeño que nos parezca, a veces nos cuesta recordar que nuestros hijos tienen una opinión. Y en concreto cuando tienen sólo un par de años. A mí me ha pasado más de una vez. Algo tan cotidiano como el vestirse, por ejemplo. Generalmente solemos ser los padres o por lo menos, yo suelo hacerlo, quienes elegimos la ropa de nuestros hijos. Pero me he empezado a dar cuenta, que ahora es mi hija, quien de vez en cuando quiere otra camiseta a la que yo escogí.

Los daneses para eso no se rompen la cabeza. Dejan a sus hijos que decidan lo que quieren ponerse. Respetan su opinión (siempre en su justa medida) porque consideran que es una forma de desarrollarse y de empezar a saber defender sus ideas, siempre y cuando no acabe en cabezotonería.

Nadie es mejor que nadie
Algo muy intrínseco en la sociedad danesa es la famosa Jente Lov, que se podría decir que viene a ser la idea de que nadie en la sociedad es mejor que nadie. El espíritu de competición que existe en otros países como manera para fomentar el valor al esfuerzo y a la superación, no se practica de la misma manera en Dinamarca. Los daneses están de acuerdo en que el esfuerzo debe ser recompensado pero eso no te "otorga" (por así decirlo) el que uno se considere mejor que otro. Valoran los progresos de sus hijos sin fomentar la presión negativa que a veces la competición puede llevar consigo.

Jugando es como mejor se aprende
Muchas veces (y más en nuestros dias), se escucha con frecuencia la cantidad de deberes que se les exigen a los niños y el poco tiempo que les queda para jugar.

Los niños daneses no tienen deberes tal y como lo conocemos en España hasta los 10 años aproximadamente.

Desde pequeños hasta que llegan a esa edad, no se les exigen que hagan deberes después del horario escolar. Por el contrario siguen fomentando el juego como forma de aprendizaje, ya que con las horas que pasan al día en el colegio consideran que es suficiente. Los niños a tan corta edad no se les pueden exigir que sigan estudiando tras más de 6 horas aprendiendo diversas asignaturas.

La verdad que algunas de estas pautas me parecen interesantes y creo que su práctica puede favorecer al desarrollo de nuestros hijos. ¿A tí cuál te llama más la atención? ¿Practicas ya alguna de ellas?

Te encantará:

14 comentarios

  1. Pues me encanta la forma de educar danesa. En lo que más me identifico yo es en la parte de experimentar y dejarlos a su aire, creo que es la mejor forma de que aprendan. Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me ha costado un poco, pero poco a poco te das cuenta que no es una locura y que además aprenden y se les ve seguros de sí mismos.

      Eliminar
  2. me encantan todas! creo que hay muchos paises (este por ejemplo) que deberían tomar ejemplo de estas caracteristicas. Y si no los paises, instituciones o colegios, sí cada uno de nosotros podríamos tomar nota :) un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Personalmente creo que no hay nada malo en ver lo que otros hacen y si es beneficioso ¿por qué no aplicarlo nosotros también?

      Eliminar
  3. Viniendo por desgracia de una cultura postfranquista en colegio de curas (cosa que superé con el tiempo :-), donde era vigente el eslogan "la letra con sangre entra, me encantó el sistema danés y cómo se educaba en él mi hija Amaya. Hasta una cosa que me extrañó al principio acabé viendo su bien hacer. Y es que no obliguen a aprender a leer hasta antes de los 7 u 8 años y que lo hagan como un juego (en mis tiempos aprendíamos ya a los 4 o 5) porque se ha demostrado que aprender a leer, esa subjetividad de símbolos y sonidos, viene a ser una especie de "castigo" que no es necesario empezarlo siendo muy enano, y como está claro que nadie se libra de aprenderlo, lo han atrasado a edades mas aptas para que duela menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Malax, creo que como todo en esta vida, si a uno le fuerzan, lo acabas aborreciendo. Estoy de acuerdo que aprendiendo jugando, sin forzar y de manera moderada se es más efectivo y los niños aprenden con ilusión.

      Eliminar
  4. Me han encantado todas, pero en especial la no competitiva, el Jente Lov. Supongo que es la que máa me llama la atención porque en UK una ve los niños comienzan la educación primaria la competitividad forma pasa a formar parte de su día a día y lo inunda todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me resulta curiosa porque la famosa Jente Lov es del 1800 y esa forma de pensar no se limita a que nadie es mejor que nadie y todos son iguales. Lo puedes ver hasta en las tiendas. Sólo hay un par de opciones y cuando visitas las casas de tus amigos, al final todos acabamos teniendo las mismas cosas. No se limita sólo a le educación sino en casi todos los aspectos de la vida. Si buscas más información por Internet lo verás... O tal vez debería escribir un post al respecto ;)

      Eliminar
  5. Buen día apreciada Teresa, todas me encantaron la verdad, creo que mi favorita es definitivamente: Jugando es como mejor se aprende, será porque soy educadora de adolescentes y ellos poseen traumas enormes traídos desde la infancia. Yo imparto Matemáticas y Física y vaya que es difícil cuando un Educador anterior lo traumatizó por algún concepto que no logró entender. El derecho al error está trastocado. Acá en Venezuela estamos muy atrasados en materia educativa en comparación a Escandinavia, acá a los niños desde los 4 ya se les pide que escriban desde el kindergarten, es mucho pedir me parece, lo digo porque a mi hija aún le cuesta y tiene precisamente 4, nada fácil cuando lo que quieren es jugar un poquitín más. Un abrazo y besos a tu beba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Aldora, efectivamente yo creo que en esta vida hay tiempo para todo y no por empezar antes se llega al objetivo más rápido. Creo que como mejor se hace, y en cuestión de educación, es poco a poco y con constancia. Si se fuerza, es posible que el niño aborrezca o odie lo que se le haya obligado hacer a la fuerza. Se les debe guiar porque no saben. Por ahora, el sistema como lo tienen aquí en las guarderías y los primero años de colegio parece funcionar por lo que no veo el porqué se debe cambiar si el resultado es positivo. Creo que el trabajo de un educador o profesor es una de los oficios más duros y por desgracia el menos reconocido. Mucho ánimo con tu labor, Aldora.

      Eliminar
  6. Hoy mi día había iniciado triste , pero con tus post me han ayudado mucho para la convivencia en familia con nuestra danesa en casa , que hasta hoy ha sido terrible en mi país Costa Rica , gracias por tus post un abrazo desde Costa Rica !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es normal que exista algún choque cultural porque como comentaba en este post, la forma que tienen de educar a los hijos en Dinamarca es diferente a como lo hacemos en los países latinos, por ejemplo. Ni es mejor o peor, simplemente es diferente. Desconozco tu situación y el contexto pero ante todo mucha paciencia. Intenta buscar un punto intermedio o de "encuentro" para que la cosa no sea tan cuesta arriba.

      Eliminar
  7. Me gustan todas las actuaciones en material educacional que utilizan los daneses, especialmente el de que no exista competitividad. En España este valor tiene que empezar a implantarse en escuelas para que luego no exista la envidia y el juzgar gratuitamente al otro -un hábito común nacional cañí-.
    Me gusta mucho tu blog, cómo lo enfocas y tus inquietudes. Te estoy empezando a coger cariño Teresa :)

    ResponderEliminar
  8. ¡Muchas gracias por tus palabras! Gracias a vuestros comentarios me ayudáis a seguir adelante y crear contenido que os haga pasar un rato ameno y si encima también os sirve para conocer un poco más cómo son las cosas por aquí, yo encantada. =)

    ResponderEliminar