curiosidades

Dime cómo duermes y te diré de dónde eres

octubre 11, 2015

Hoy el post son de esos en los que se te dibuja una sonrisa mientras lo escribes. Me hace cambiar la expresión en la cara porque al principio mi forma de reaccionar fue de sorpresa y ahora es lo más normal del mundo. 
Y como bien dice el título de esta entrada, hoy la cosa va de camas. A simple vista puede parecer un poco atrevido o sensual, pero ni mucho menos. Sin embargo, para los que venimos del sur de Europa, y si han estado al menos una vez en Dinamarca, entenderán de lo que hablo.

Creo que como yo, muchos somos los que estamos acostumbrados a dormir en lo que mi marido denomina la "cama sobre". Ya sabéis. La típica cama con la sábana bajera, la sábana y la manta. Y como no, el edredeón, todo ello bien pilladito de tal manera que cuando uno se va a dormir, se siente como metido en un sobre. Nada sobresale de ningún lado. Me encanta esa sensación. Y así ha sido durante 25 años. Hasta que un día tuve el privilegio de dormir al estilo nórdico. Voilá! Una cama que sólo consiste en la sábana bajera y el nórdico. La sábana de arriba, no existe y mira que he buscado y rebuscado. El efecto sobre se desvanece, y mis pies se quedan heladitos (no hay cosa que menos me guste). Pero ahí no se queda la cosa.

Si en España dormimos con pijama, en Dinamarca con una camiseta vamos sobrados. No digo que no vendan pijamas en las tiendas de lecenria, pero es que aquí eso no se estila mucho. Debe ser que dormir con el nórdico es suficiente. Ropa adicional es innecesario. Lo digo porque un día le pregunté a mi vikingo y dijo aquello de "No hace falta. Con un nórdico se duerme mejor". Por si no ha quedado claro, aquí les encanta dormir a pierna suelta y que nada les agobie.

Y para poner la guinda al pastel, olvidaros de los juegos de cama tan bonitos de Zara Home por poner un ejemplo (a mí me encantan). Porque no sirven para las camas danesas. Aquí se lleva mucho lo que se conoce como "boxmadras". Es una cama que tiene las tablas y el colchón incorporados en una pieza.
jysk.dk
Y es ahí donde viene el reto. ¿Cómo voy a pillar la sábana bajera si la cama es tan gruesa? Ni qué decir de las sábanas, que te quedarán colgando igualmente. Porque no hay manera de pillarlas con el colchón. Pero bueno, la ventaja que tienen las camas danesas es que son muy fáciles de hacer. Solo te llevará cuestión de segundos. E insisto, olvidaros de comprar textiles para el hogar en España porque los vais a tener en el armario criando polillas.
Asi que como comenzaba a decir al principio del post, ya una, después de tanto tiempo, está curada en salud. Ya me he acostumbrado a dormir al estilo escandinavo. Porque como bien diría mi abuela
"Allá donde fueras, haz lo que vieras"

Te encantará:

0 comentarios