dinamarca

La aventura de dar a luz

julio 26, 2015

Hoy he decidido lanzarme a la piscina y contar mi experiencia de cuando di a luz a mi Oli. Hace un año que nació mi princesa y ha sido una experiencia que nos ha cambiado la vida a su papi y a mí.

Aún recuerdo la de veces que pensaba cómo sería dar a luz. Las típicas dudas y preguntas de una mamá primeriza: cuánto duele, cuándo saber si estás teniendo contracciones, cuándo deberíamos ir al hospital, etc. Aunque había preguntado a mis hermanas y amigas, todo el mundo me decía que es una experiencia totalmente diferente de mujer a mujer. Que era algo dificil de expresar con palabras porque una lo tenía que vivir para poder entenderlo.
Yo estaba al principio tranquila, sin preocupaciones, pero según se iba acercando la fecha, empezaba a ponerme nerviosa. También porque estaba tremendamente enorme, mi barriga parecía que iba a explotar y yo ya estaba cansada porque pasaba las noches durmiendo mal. Sin embargo, mirando atrás, para mí fue una experiencia muy especial. Algo que no me supuso un trauma. Conozco a amigas que tuvieron partos difíciles y les ha supuesto un recuerdo “non grato“. Pero eso no significa que sea peor o mejor, simplemente que por circunstancias que dependen de cada mujer y su situación, puede tener un significado diferente para cada una.
Las contracciones eran al principio como pequeños dolores en el bajo vientre. Dolían pero se podían aguantar. Sin embargo, conforme pasaban las horas se hacían más y más dolorosas y con mayor frecuencia. Fue entonces cuando decidimos llamar al hospital. En Dinamarca, tienes que llamar e informar de tu situación al hospital, porque no te ingresan si no tienes contracciones frecuentes (cada 2-3 minutos) o has roto aguas. Como no era mi caso, nos dijeron de esperar en casa. Los minutos parecían horas y las horas una eternidad. Decidí dar paseos en el parque cerca de nuestra casa porque esperar me ponía más nerviosa. Sin embargo, cuando no pude aguantar más, decidimos plantarnos en el hospital y quedarnos allí.

Al llegar me examinaron y me dijeron que todavía no había dilatado lo suficiente con lo cual teníamos que seguir esperando. Al menos me dieron lo que aquí llaman un “cocktail” de pastillas para el dolor, para ayudarte a descansar mientras estás en la primera fase del parto. Después del cambio de matronas, vino a examinarme una nueva que fue un encanto durante todo el parto. En esta ocasión había ido dilatando bastante bien y me preguntó cómo quería que fuera mi parto. Llama la atención que en Dinamarca, las matronas y por lo general, se centran mucho en lo que es parto natural y sin drogas. Se puede pedir la epidural, pero intentan ofrecerte otras opciones que no supongan uso de narcóticos: acupuntura, bañera de agua caliente, masajes… Yo quería epidural porque no quería sufrir, pero como las contracciones las podía aguantar (en la medida de lo posible), opté por utilizar la bañera y más adelante pedir la epidural. Honestamente, jamás pensé que meterse en una bañera con agua caliente fuera a funcionar para relajarme durante la dilatación y apenas notar las contracciones. Pero después de probarlo, lo recomiendo y lo reafirmo: funciona. Para mí fue una maravilla. Era como estar en un spa.

Una vez había dilatado lo suficiente, me rompieron la bolsa, porque no había roto aguas. Al parecer es algo común. Sin embargo, como el líquido amniótico estaba un poco verde, decidieron sacarme del agua y dar a luz normal, en la cama. No me pusieron epidural porque era tarde, asi que me tocó aguantar las contracciones y empujar cuando la matrona me indicaba. Para mí, el proceso de dilatación fue relativamente bien. Sin embargo, la fase del nacimiento, donde me tocó empujar durante 50 minutos, fue la peor parte. Ya estaba cansada y los dolores eran intensos. Ni sabía lo que decía. No sé si hablaba español, danés o inglés. Yo sólo quería que aquello terminara y ver a mi pequeña, la cual había llevado dentro de mí durante nueve meses. Me centraba en ese pensamiento para poder sobrellevarlo. Y cuando menos me lo esperé, me pusieron a Oli en mi pecho. Derrepente los dolores se fueron. El tiempo ya no importaba porque ya tenía a mi pequeña conmigo. Sin motivo alguno me puse a llorar, pero a llorar de alegría. Mi marido, que durante todo el momento del parto estuvo a mi lado, apoyándome, dándome ánimos y diciéndome lo bien que lo estaba haciendo, me miraba y sonreía porque teníamos la niña más preciosa que podíamos habernos imaginado.
Para las que ya sois mamás, entenderéis perfectamente a lo que me refiero. Ese sentimiento de felicidad o lo que sea que te recorre todo el cuerpo y que hace que toda tu vida empiece a tener un sentido diferente. Ese amor que crece poco a poco, minuto a minuto desde el momento que tienes a ese pequeño ser en tu regazo. Esa nueva unión que desarrolláis tu pareja y tú con vuestro hijo. Es algo que jamás se podrá borrar de ahora en adelante. Es entonces cuando entendiendes por qué dicen que es algo que hay que experimentar y que varía de mujer a mujer.
Y para tí, ¿cómo fue tu parto?. ¿O cómo te sientes si aún no has dado a luz pero ya te queda poco? ¿Te animas a compartilo conmigo?

Te encantará:

7 comentarios

  1. Teresa! Que felicidad de verdad podernos encontrar por acá. Estoy maravillada con tu blog y un poco celosa de que lo haces en español hahah no se si me arrepiento un poco de no haberlo hecho así yo también, pues puedo ver que la manera de expresarte con los sentimientos es mayor en nuestro idioma que si lo hicieras en inglés... O por lo menos me pasa a mí. Espero que nos podamos seguir hablando y felicitaciones por todo lo que haces. Además por esa muñeca tan hermosa que tienes! Si vienen a Aarhus por favor no dudes en contactarme! =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Daniela. Me alegra saber que tu tambien andas con aventuras siendo mama en Dinamarca. La verdad que escribir este blog me ha servido como un diario tambien y muchas veces expresarlo en espagnol era la manera de poder hacerlo de una manera mas cercana. Nos seguimos y si tu te pasas por Copenhague, avisame. Besos y felicidades por tu bebe tambien

      Eliminar
  2. Una pregunta... porque no te pusieron desde el inicio la Epidural?... no pediste la Epidural o han sido ellos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Dinamarca son más de utilizar métodos más naturales como la bañera con agua caliente o acupuntura por ejemplo en vez de la Epidural. Yo no la pedí al llegar porque todavía podía aguantar las contracciones sin problemas y ellos me sugirieron dar a luz en el agua porque estaba dilatando muy bien. Asi que al final me decanté por no utilizar la Epidural y no fue tan duro (desde mi punto de vista). Espero haber respndido tu pregunta.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Hola, una pregunta, el Hospital debe ser el que te remite la medico de familia o puedes ir al mas cercano?.... Es cierto que por solo dar a luz no te dan comida que debe alguien acompañarte y llevar lo necesario asi como que tu bebe esta todo el tiempo contigo incluso si vas al comedor? Hoy he leido eso y ando aterrada tengo otros niños menores de 4 años y bueno, no suena facil, la doctora no me ha informado de mucho y tengo ya dolores... No creo aguante un mes mas

    ResponderEliminar
  5. Hola Victoria, desconozco el origen de la información pero te puedo comentar un poco la cosa. En teoría tu médico de cabecera te habrá inscrito cuando fuiste a la primera consulta en el hospital al cual debes ir a dar a luz. Si quieres ir a otro más cercano deberás solicitarlo en la próxima consulta. Pero como todo, si derrepente estás en otra ciudad donde no vivies en Dinamarca y te pones de parto, claro que podrás acudir a cualquier hospital. En cuanto a lo del niño contigo en todas partes, sí. Siempre está contigo desde el momento que nace. Pero mejor escríbeme un privado y te cuento más en detalle. =)

    ResponderEliminar